Taiwán prepara

TAIWÁN SE PREPARA PARA LO PEOR

AUG 5, 2022  (18H25)      VIC
Vivir al lado de un gigante que quiere tragarte es un riesgo que hay que tomarse en serio, y los taiwaneses han recibido bien el mensaje, apuntaba nuestro periodista Rémy Bourdillon en las calles de Taipéi.

la noche en Daan Park, un auténtico Central Park de Taipei, la capital taiwanesa. Sobre un escenario de cemento habitualmente reservado para espectáculos, una docena de personas realizan curiosos ejercicios: una mujer finge haberse desmayado mientras otra la agarra por las axilas y la arrastra hacia atrás, como para llevarla a un lugar seguro.

La actividad semanal está organizada por la Milicia Taiwanesa, una organización sin ánimo de lucro que se jacta de haber formado ya, en sus dos años de existencia, a 350 civiles en primeros auxilios en caso de catástrofe de grandes proporciones. Pero ya no son tanto los terremotos, frecuentes en esta región del mundo, los que preocupan a los participantes. El buen humor puede reinar durante los 90 minutos de simulacros, Kylie Hong, de 37 años, no se ríe al explicar su participación: «Cuando te enfrentas a un vecino que no es muy amable, tienes que demostrarle tu motivación. »

image

Este vecino es China. Lleva décadas hablando de la reunificación con Taiwán, a la que considera una "provincia", pero la intención es más concreta desde que los isleños eligieron a una presidenta separatista, Tsai Ing-wen, en 2016. El presidente chino, Xi Jinping, se ha fortalecido y Las incursiones de aviones militares en la zona de defensa aérea de Taiwán se han multiplicado (casi 1.000 en 2021), alcanzando un récord de 38 el 2 de octubre, día del aniversario de la China comunista.

Kylie Hong, que se gana la vida como guía turística, no se imagina empuñando un arma en caso de invasión de China. En cambio, decidió unirse a la Milicia de Taiwán en enero, junto con otras 20 personas. Luego 70 más en marzo.

image

Mientras tanto, Rusia, otro gigante que no reconoce la independencia de su antigua república, ha invadido Ucrania. De repente, la posibilidad de que Beijing, un aliado de Moscú, traiga a la pequeña isla de 23 millones a su redil parece menos un cuento de ficción.

Al margen de las actividades de la Milicia y otros grupos similares que han aparecido en los últimos meses, la vida de los siete millones de habitantes del área metropolitana de Taipei parece continuar. Los mayores están absortos en su gimnasia matutina en el frescor de los parques, mientras los jóvenes hacen fila para comprar figuritas de manga de última moda. Por la noche, todos saborean dumplings y calamares a la parrilla mientras toman té de burbujas en los mercados nocturnos que se iluminan en las cuatro esquinas de la ciudad. Nada sugiere un conflicto inminente. No más que en Kyiv en enero... "Desafortunadamente, nos acostumbramos a la situación", comentó Huang, un joven fotógrafo de aspecto deportivo que conocimos en un café del centro.

Durante el año que Laura Paradis-Fortin, química de 30 años de Val-d'Or, pasó en la isla como investigadora postdoctoral en el campo especializado de los materiales termoeléctricos, no sintió ninguna preocupación por parte de los taiwaneses. Sus familiares en Quebec, en cambio, que siguieron el endurecimiento del discurso de Xi Jinping en las noticias, la alentaron a regresar, dijo dos días antes de partir de Taipei, en abril. «A veces, caminaba con mi pasaporte, en caso de que tuviera que irme sin tener tiempo de ir a mi apartamento


Alina Pietilainen, profesora de inglés desde hace cuatro años en Taoyuan, a 20 minutos en tren de Taipei, dice que responde a las mismas angustias de su familia, que vive en Amherst, en las Laurentians. «Aunque me encuentro con varios chinos, sobre todo compañeros de trabajo que vienen de Shanghái, nunca escucho hablar de las relaciones con China», asegura esta joven madre de 31 años.

Partido Comunista Chino, en el poder en Beijing desde 1949, nunca ha gobernado Taiwán. Y la isla situada a 150 km de la costa china se considera un país independiente, con su moneda, su ejército y sus relaciones diplomáticas. Sus dos destinos están unidos desde 1683.

La presencia china en «Ilha Formosa» (la hermosa isla, así llamada por los marineros portugueses de paso) comenzó ese año, después de un período de colonización holandesa y española. Taiwán pasó a manos de Japón en 1895 y luego volvió a la administración china al final de la Segunda Guerra Mundial. En 1949, cuando los comunistas tomaron el poder en el continente, el presidente Chiang Kai-shek se retiró a Taipei, seguido por más de un millón de refugiados. Bajo su mando, la economía taiwanesa se disparó, impulsada por la industria textil. Pero el jefe del Kuomintang («partido nacionalista», en mandarín) reina como dictador e impone la ley marcial, que permanecerá en vigor durante 40 años. Este triste período es conocido como el "Terror Blanco".

A la muerte de Chiang Kai-shek en 1975, la isla emprendió su democratización, consagrada por la organización de las primeras elecciones presidenciales en 1996. Frente al modelo autoritario chino, la democracia le valió a Taiwán la simpatía de las potencias occidentales, si no el debido reconocimiento.

Actualmente, solo 14 estados pequeños reconocen a Taiwán; el más poblado es Guatemala. Los demás no tienen relación diplomática oficial con la isla. En Estados Unidos, la Ley de Relaciones con Taiwán aprobada por el Congreso en 1979 define las relaciones bilaterales sin garantizar la intervención en caso de ataque chino, pero tampoco prohibiendo la venta de armas a Taiwán.

«Creemos que el coste de un conflicto sería muy alto no solo para Taiwán y China, sino para el mundo entero», insiste Kolas Yotaka, portavoz de la presidenta Tsai Ing-wen, que nos recibe en el recinto del palacio presidencial , un edificio barroco rojo y blanco rodeado de palmeras. El ex periodista menciona en particular la importancia de Taiwán para las cadenas de suministro globales: más de la mitad de los semiconductores del mundo, que se encuentran en todos los dispositivos electrónicos, se producen allí.

Noticias

Taiwán se prepara para lo peor
Vivir al lado de un gigante que quiere tragarte es un riesgo que hay que tomarse en serio, y los taiwaneses han recibido bien el mensaje, apuntaba nuestro periodista Rémy Bourdillon en las calles de Taipéi.


Taipei, la capital y metrópoli de Taiwán, con siete millones de habitantes. (Foto: GoranQ/Getty Images)
Ha caído la noche en Daan Park, un auténtico Central Park de Taipei, la capital taiwanesa. Sobre un escenario de cemento habitualmente reservado para espectáculos, una docena de personas realizan curiosos ejercicios: una mujer finge haberse desmayado mientras otra la agarra por las axilas y la arrastra hacia atrás, como para llevarla a un lugar seguro.

La actividad semanal está organizada por la Milicia Taiwanesa, una organización sin ánimo de lucro que se jacta de haber formado ya, en sus dos años de existencia, a 350 civiles en primeros auxilios en caso de catástrofe de grandes proporciones. Pero ya no son tanto los terremotos, frecuentes en esta región del mundo, los que preocupan a los participantes. El buen humor puede reinar durante los 90 minutos de simulacros, Kylie Hong, de 37 años, no se ríe al explicar su participación: «Cuando te enfrentas a un vecino que no es muy amable, tienes que demostrarle tu motivación. »

Este vecino es China. Lleva décadas hablando de la reunificación con Taiwán, a la que considera una "provincia", pero la intención es más concreta desde que los isleños eligieron a una presidenta separatista, Tsai Ing-wen, en 2016. El presidente chino, Xi Jinping, se ha fortalecido y Las incursiones de aviones militares en la zona de defensa aérea de Taiwán se han multiplicado (casi 1.000 en 2021), alcanzando un récord de 38 el 2 de octubre, día del aniversario de la China comunista.

Kylie Hong, que se gana la vida como guía turística, no se imagina empuñando un arma en caso de invasión de China. En cambio, decidió unirse a la Milicia de Taiwán en enero, junto con otras 20 personas. Luego 70 más en marzo.

Mientras tanto, Rusia, otro gigante que no reconoce la independencia de su antigua república, ha invadido Ucrania. De repente, la posibilidad de que Beijing, un aliado de Moscú, traiga a la pequeña isla de 23 millones a su redil parece menos un cuento de ficción.

la presidenta Tsai Ing-wen en la inauguración de una agencia militar en diciembre de 2021 (Walid Berrazeg/Agencia Anadolu/Getty Images); manifestantes frente a la representación rusa en Taipei (Foto: Rémy Bourdillon).
Al margen de las actividades de la Milicia y otros grupos similares que han aparecido en los últimos meses, la vida de los siete millones de habitantes del área metropolitana de Taipei parece continuar. Los mayores están absortos en su gimnasia matutina en el frescor de los parques, mientras los jóvenes hacen fila para comprar figuritas de manga de última moda. Por la noche, todos saborean dumplings y calamares a la parrilla mientras toman té de burbujas en los mercados nocturnos que se iluminan en las cuatro esquinas de la ciudad. Nada sugiere un conflicto inminente. No más que en Kyiv en enero... "Desafortunadamente, nos acostumbramos a la situación", comentó Huang, un joven fotógrafo de aspecto deportivo que conocimos en un café del centro.

Durante el año que Laura Paradis-Fortin, química de 30 años de Val-d'Or, pasó en la isla como investigadora postdoctoral en el campo especializado de los materiales termoeléctricos, no sintió ninguna preocupación por parte de los taiwaneses. Sus familiares en Quebec, en cambio, que siguieron el endurecimiento del discurso de Xi Jinping en las noticias, la alentaron a regresar, dijo dos días antes de partir de Taipei, en abril. «A veces, caminaba con mi pasaporte, en caso de que tuviera que irme sin tener tiempo de ir a mi apartamento. »

Alina Pietilainen, profesora de inglés desde hace cuatro años en Taoyuan, a 20 minutos en tren de Taipei, dice que responde a las mismas angustias de su familia, que vive en Amherst, en las Laurentians. «Aunque me encuentro con varios chinos, sobre todo compañeros de trabajo que vienen de Shanghái, nunca escucho hablar de las relaciones con China», asegura esta joven madre de 31 años.

***

El Partido Comunista Chino, en el poder en Beijing desde 1949, nunca ha gobernado Taiwán. Y la isla situada a 150 km de la costa china se considera un país independiente, con su moneda, su ejército y sus relaciones diplomáticas. Sus dos destinos están unidos desde 1683.

La presencia china en «Ilha Formosa» (la hermosa isla, así llamada por los marineros portugueses de paso) comenzó ese año, después de un período de colonización holandesa y española. Taiwán pasó a manos de Japón en 1895 y luego volvió a la administración china al final de la Segunda Guerra Mundial. En 1949, cuando los comunistas tomaron el poder en el continente, el presidente Chiang Kai-shek se retiró a Taipei, seguido por más de un millón de refugiados. Bajo su mando, la economía taiwanesa se disparó, impulsada por la industria textil. Pero el jefe del Kuomintang («partido nacionalista», en mandarín) reina como dictador e impone la ley marcial, que permanecerá en vigor durante 40 años. Este triste período es conocido como el "Terror Blanco".

A la muerte de Chiang Kai-shek en 1975, la isla emprendió su democratización, consagrada por la organización de las primeras elecciones presidenciales en 1996. Frente al modelo autoritario chino, la democracia le valió a Taiwán la simpatía de las potencias occidentales, si no el debido reconocimiento.

Actualmente, solo 14 estados pequeños reconocen a Taiwán; el más poblado es Guatemala. Los demás no tienen relación diplomática oficial con la isla. En Estados Unidos, la Ley de Relaciones con Taiwán aprobada por el Congreso en 1979 define las relaciones bilaterales sin garantizar la intervención en caso de ataque chino, pero tampoco prohibiendo la venta de armas a Taiwán.

«Creemos que el coste de un conflicto sería muy alto no solo para Taiwán y China, sino para el mundo entero», insiste Kolas Yotaka, portavoz de la presidenta Tsai Ing-wen, que nos recibe en el recinto del palacio presidencial , un edificio barroco rojo y blanco rodeado de palmeras. El ex periodista menciona en particular la importancia de Taiwán para las cadenas de suministro globales: más de la mitad de los semiconductores del mundo, que se encuentran en todos los dispositivos electrónicos, se producen allí.

El presidente puede decirle a los medios que las comparaciones con el caso ucraniano tienen sus límites, algunas pistas recientes no son engañosas. La duración del servicio militar obligatorio, reducido de dos años a cuatro meses hace veinte años, pronto se ampliará, según Kolas Yotaka. «Pensamos que la guerra se trataría mucho más de inteligencia que de armas, pero estamos reconsiderando esa decisión. Una primera reforma, vigente desde fines de 2021, significa que las tropas de reserva entrenan durante dos semanas en lugar de una durante cada retiro. A mediados de abril, el Ministerio de Defensa publicó un manual chino de supervivencia de ataques de 28 páginas para civiles, que incluye cómo llegar a un refugio antinuclear o reconocer sirenas de advertencia en el aire.

Objetivo de gobierno: reforzar la defensa asimétrica (la capacidad del más débil de los beligerantes para defenderse de un diluvio de fuego) y ampliar la red de aliados. En la isla, un estribillo sigue resonando: los taiwaneses deben aprender a valerse por sí mismos.

Según una encuesta realizada en diciembre de 2021 por la Fundación para la Democracia de Taiwán, el 72,5% de los 23 millones de taiwaneses están dispuestos a tomar las armas para defender la patria. Es el caso del fotógrafo Huang, que es uno de los dos millones de reservistas del ejército. La intimidación que realiza el Ejército Popular de Liberación en los cielos de Taiwán le preocupa, pero tiene el efecto contrario al que busca Pekín, dice: sus convicciones independentistas se fortalecen. Este sentimiento parece ser compartido por muchos de los jóvenes que conocimos en Taipei.

Para fines de 2021, más del 62 por ciento de los isleños se consideraban exclusivamente taiwaneses en comparación con menos del 3 por ciento exclusivamente chinos, mientras que el 32 por ciento dijo que tenía una identidad dual, según el Centro de Estudios Electorales de la Universidad Nacional Chengchi. «Las personas que llegaron en 1949, que se suponía que tenían un vínculo muy fuerte con China, están desapareciendo», comenta Chia-hung Tsai, directora del Centro. «También se han realizado grandes esfuerzos para promover la identidad taiwanesa en la escuela. »

image

Sin embargo, el Estrecho de Taiwán no es una cortina de hierro: la floreciente economía del lado de Taipei ha hecho llover inversiones sobre el Reino Medio. China es ahora el mayor socio comercial de Taiwán y absorbe más del 40% de sus exportaciones. Desde el levantamiento de la ley marcial en 1987, los taiwaneses pueden viajar a China, lo que beneficia a las generaciones más jóvenes. Sin que su corazón se enamore de Beijing, según la profesora Chia-hung Tsai. «Al contrario, ven cómo se han ampliado las diferencias entre nuestros dos países. Aunque hablamos el mismo idioma, nuestra cultura hoy es diferente. »